Nuestros objetivos

Una de las propuestas visuales de La Fuga
Una de las propuestas visuales de La Fuga

Estamos inmersos en la producción de La Fuga, un cortometraje que quiere explicar los riesgos que supone tener un cementerio nuclear cerca de tu casa. Para ello vamos a contar qué es lo que plausiblemente podría suceder si el ATC tuviera una fuga, una vez lleno, dentro de diez años.

La gestión de los residuos nucleares nos afecta a todos. Mientras no se encuentre el mejor modo de tratar con esa materia terriblemente encolerizada, los promotores de la energía nuclear deberían parar y reflexionar. Máxime cuando el mundo ha encontrado el modo de obtener una energía limpia, renovable y eterna. La energía fotovoltaica está modificando ya el paradigma energético mundial. Queremos que La Fuga sirva para informar de lo que no se dice ni se sabe, para volver a poner en la agenda la necesaria y urgente reflexión sobre el futuro de la energía que queremos.

Una de las reuniones con las que arrancó La Fuga
Una de las reuniones con las que arrancó el proyecto

La Fuga es un film fundamentalmente informativo y como tal quiere llegar al mayor número de personas posible. Es por eso que desde el principio queremos que sea un proyecto colaborativo y en el que todo el mundo sienta que puede participar. Ya somos un equipo que suma más de 100 personas y no estamos cerrados a ninguna colaboración, aceptaremos propuestas y aportaciones hasta el último día de rodaje y de montaje. Tenemos prevista además una escena cumbre, la de la evacuación de Cuenca, para que la vamos a convocar a todos y todas los que dudan de la benevolencia de la energía nuclear y quieren un futuro con energías renovables (de Cuenca, de Castilla-La Mancha, de España y de Europa).

Queremos llegar no solo a las personas con conciencia antinuclear y a las que quieren promover las energías renovables; queremos también que la gente que normalmente no se preocupa por estos asuntos disponga de toda la información. Para ello nos presentaremos a festivales nacionales e internacionales, además de intentar tener un espacio en los medios tradicionales como la televisión. Y, por supuesto, lo compartiremos con todas las asociaciones, colectivos o fundaciones que quieran emplearlo para documentar, ilustrar o informar sobre la energía nuclear.